Nomenclatura básica de genética cannábica

Qué es una planta de marihuana IBL, S1, BX, F2 o landrace
A menudo, a la hora de adquirir un paquete de semillas de marihuana, el cultivador novel puede verse confundido por las siglas que muchas veces acompañan a los nombres de las distintas variedades. Tener claros una serie de conceptos ayuda en gran medida a la correcta elección de la planta que de verdad estamos buscando, pues tendremos así una idea acertada sobre el producto que se nos está ofreciendo. Como veremos, existe una gran diferencia entre adquirir una segunda generación filial (F2) y una IBL, aunque estemos hablando de semillas de una misma variedad.

Estas diferencias condicionarán tanto el cultivo en sí de las plantas como el producto final obtenido, de modo que se hace casi indispensable saber exactamente qué significan dichas siglas si queremos ser lo más precisos posible a la hora de elegir qué semillas comprar, ahorrando así en disgustos y decepciones y consiguiendo cosechas más acordes con nuestros gustos y preferencias.
Variedad pura Hindu Kush de Sensi Seeds

Variedad pura Hindu Kush de Sensi Seeds

 

Variedades de marihuana Puras

También llamadas landraces o purebreds, las variedades puras de marihuana forman el pilar básico sobre el que reposa toda la genética cannábica desarrollada durante las últimas décadas. Se trata de las variedades autóctonas o endémicas de una zona determinada que no han sido cruzadas (hibridizadas) con otras variedades. Siendo así, existen gran número de landraces diseminadas por todo el planeta, perteneciendo a cualquiera de las tres familias de cannabis hasta ahora catalogadas, Cannabis Sativa, Indica o Ruderalis. Tomemos como ejemplo Nepal; en este país se cultivan distintas variedades puras de marihuana (la gran mayoría de genética Sativa), pudiéndose observar genotipos muy distintos a medida que se gana altura respecto al nivel del mar.Cada variedad expresa sus genes (genotipo) adoptando unas determinadas formas de crecimiento y floración (fenotipos), por lo que las variedades puras – que conservan su genotipo más puro – expresarán una gran homogeneidad – pocas diferencias entre fenotipos – entre los distintos individuos. De esta manera, cuando adquirimos variedades puras podemos esperar poca variación entre ejemplares, consiguiendo plantas con patrones de crecimiento y floración muy similares y cualidades organolépticas y psicoactivas muy parecidas entre ellas. Como ejemplos de estas variedades podemos encontrar Hindu Kush de Sensi Seeds , Colombia Punto Rojo de Cannabiogen o China Yunnan de Ace Seeds.

 

hibrido f1

IBL o Híbridos de cannabis estabilizados.

 

Creación de la primera y segunda generación filial de un híbrido

Las siglas IBL vienen del inglés inbred line, lo que significa que se han cruzado plantas con un genotipo prácticamente idéntico (inbreeding). Por el contrario, outbreeding se referiría a introducir genes nuevos en la variedad. Aunque puede darse de forma natural en la autopolinización de determinadas plantas, normalmente es un recurso utilizado en genética vegetal para fijar rasgos deseables de una variedad determinada sin usar ninguna otra variedad, estabilizando así la linea con la que se trabaja, sea un híbrido o una landrace. En genética cannábica se considera que una variedad es IBL cuando está sólo cruzada con ella misma, altamente estabilizada y la gran mayoría de individuos muestran rasgos parecidos entre sí; ejemplos clásicos de IBL pueden ser las variedades de marihuana Skunk y Northern Lights de Sensi Seeds o la White Widow de Greenhouse . El trabajo que hay detrás de una IBL de este tipo es inmenso, pues para su desarrollo se usó un número de ejemplares puros considerable para la selección de parentales, lo que por otra parte resulta lo adecuado si se pretenden conseguir los mejores resultados. Además, el criador deberá luchar contra la depresión endogámica que sufren la mayoría de especies al cruzar parentales con información genética muy parecida.  Así, y como en el caso de las variedades puras, lo que tenemos aquí son variedades con un abanico genético relativamente cerrado, que no muestran grandes diferencias en sus rasgos.

Cuando se cruzan dos plantas de distintas variedades puras o IBL, con genotipos que presentan características diferentes, se obtiene lo que se denomina híbrido F1, es decir, la primera generación filial del cruce entre un fenotipo concreto (Parental#1) del genotipo A con otro fenotipo concreto del genotipo B (Parental#2). Normalmente, en este tipo de cruces se obtiene una descendencia relativamente uniforme, dependiendo ya de lo estables que sean las variedades usadas como parentales. Si el cruce se realiza partiendo de razas puras o IBL, la descendencia ( híbrido F1) gozará del llamado vigor híbrido o heterosis (proceso inverso a la endogamia y por el que se obtienen “mejores” ejemplares). Variedades como Orient Express de Ace Seeds , Red Afro de Tropical Seeds o Eddy de Original Delicatessen serían buenos ejemplos de híbridos F1. Así pues, la primera generación filial de cualquier cruce se denomina F1, mientras que esta primera generación se llamará híbrido F1 cuando los parentales sean razas puras o IBL.

Creando diferentes híbridos y cruzándolos entre sí conseguimos polihíbridos

Creando diferentes híbridos y cruzándolos entre sí conseguimos polihíbridos



Cuando cruzamos individuos de la generación F1 entre sí (ya se trate de variedades puras, híbridos o polihíbridos) obtenemos la segunda generación filial o F2, y así sucesivamente. Frecuentemente, la segunda generación filial F2 da una descendencia más heterogénea que la primera; podemos esperar un 25% de plantas parecidas a su madre, un 25% parecidas al padre y un 50% que representan una mezcla más o menos equilibrada de ambos parentales, por lo que los trabajos de estabilización deben proseguir generación tras generación (F3, F4, F5…) hasta encontrar la que da una descendencia uniforme y con las cualidades que se buscan.

Hoy en día muchas de las semillas que hay en el mercado son polihíbridos, es decir, cruces entre distintos híbridos. La descendencia de este tipo de cruces es, en muchos casos, bastante heterogénea, dando lugar a plantas con diferencias notables entre ellas. Hay que tener en cuenta que la mezcla genética en estos casos es muy variada, por lo que no podemos esperar de ellos una descendencia tan homogénea como la de un híbrido F1 “clásico”. A partir de aquí, es fácil comprender lo verdaderamente complejo que puede llegar a ser estabilizar un cruce de este tipo, pues la mezcla de los distintos rasgos genéticos provenientes de las distintas variedades que conforman el genotipo del cruce hace muy difícil la selección y estabilización de aquellos que deseamos conservar. Como decimos, la gran mayoría de híbridos en el mercado son de hecho polihíbridos, plantas creadas a partir de dos híbridos, como pueden ser las variedades White Russian de Serious Seeds o Jack el Frutero de Philosopher Seeds .



BX o Retrocruce de marihuana

El retrocruce o backcross es una técnica utilizada por los criadores para fijar determinados rasgos de uno de los parentales usados para hacer el cruce. Para ello, se escoge un ejemplar de la descendencia del cruce (puede provenir de cualquier generación, F1, F2, etc.) y se cruza con el parental original del que se quieren reforzar los rasgos (también llamado parental recurrente). De esta manera, se fijan características concretas del parental original usando para ello su propia descendencia. En caso de querer una descendencia aún más parecida al parental escogido, se puede cruzar de nuevo la generación BX1 con ese parental (lo que dará lugar al BX2 o squaring), e incluso repetir la operación por tercera vez (BX3 o cubing) o las veces que haga falta (BX4, BX5, etc).

Retrocruce con el parental recurrente

Retrocruce con el parental recurrente. Primera generación F1 y primer y segundo retrocruce



Esta técnica se utiliza también a menudo para tratar de replicar clones (de los que no se tienen machos) en forma de semillas, escogiendo un parental donante (macho) que permita que se expresen los caracteres deseados del clon hembra en su descendencia, y repitiendo los retrocruces las veces que haga falta para conseguir el objetivo deseado, que nos es otro que una descendencia que muestre el mayor número posible de rasgos deseables de la madre original a la que se quiere replicar. La variedad de cannabis Apollo 13 BX de TGA Subcool es una buena muestra del excelente trabajo que puede hacerse con esta técnica de crianza vegetal.


Cannabis S1 feminizada

S1 son las siglas que denominan a la primera generación filial de un cruce de una planta hembra por sí misma. Esto se consigue mediante diversas técnicas y el resultado – en caso de realizarse correctamente – son semillas muy parecidas a la hembra que se quiere replicar, además de ser siempre hembras. Así, se revierte el sexo de un clon de esta hembra (o de una rama de la misma) y se usa el polen producido para polinizarla.

Variedad S1 Tropimango de Philosopher Seeds

Variedad S1 Tropimango de Philosopher Seeds



Como siempre en genética, cuanto más estable sea la hembra replicada más estables serán también los resultados; esta técnica puede utilizarse también con el mismo objetivo que el retrocruce convencional con plantas hembras y machos, seleccionando y fijando caracteres pero partiendo de un solo parental en el primer paso, es decir, para producir la primera generación. Así, podemos encontrarnos semillas S2, S3…o retrocruces hechos a partir de la generación S1, S2… de nuevo con la planta hembra original. Ejemplos de S1 los encontramos en variedades como Tropimango de Philosopher Seeds , S.A.D. de Sweet Seeds o Trainwreck de Greenhouse.

 

Leer en alchimiaweb.com

 

No permitido el acceso a menores de edad.

No permitido el acceso a menores de edad.

Cannamex - Movimiento Cannábico Extremeño.